Las familias vallistas esperan a sus seres queridos con comida y bebidas

Este sábado las familias Vallistas recordarán a sus muertos en el Día de los Fieles Difuntos, una tradición de larga data para los católicos que comienza con el Día de todos los Santos, es decir hoy viernes, desde el mediodía.

Cuenta la historia que en esta fecha Dios abre las puertas del cielo y los difuntos bajan a la tierra a ver a sus seres queridos, por esa razón, los familiares y amigos los reciben con todas las cosas que le gustaban en vida.

Se cree que los muertos se pasean entre los vivos desde el mediodía de hoy y hasta el mediodía de mañana. Esa es la razón por la que se hacen una serie de rituales que incluyen comidas especiales, misas, visitas a los cementerios con el despacho final de las ofrendas preparadas y, sobre todo, los sentimientos encontrados de alegría y tristeza simultáneamente.

En las casas la gente prepara mesas para su difunto donde se supone que se sentará a comer y beber todo lo que le gustaba. Desde días antes preparan comidas, chicha y amasan «ofrendas»; además se confeccionan flores y coronas de papel que serán usadas al día siguiente cuando la familia se reúna para asistir temprano al cementerio.

Por supuesto que también se reza y se participa de la misa. Al regreso se comparte lo que está servido en la mesa y así termina la ceremonia que luego se repetirá al año siguiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.