Hoy es el día del Señor de Sumalao, te contamos la historia de una de las fiestas más importantes de la Provincia.

Ante la emergencia sanitaria, miles de salteños unidos en la oración, rezan desde sus hogares la fiesta en honor al Señor de Sumalao. Se trata de una de las máximas expresiones de fe de la provincia.

Normalmente la festividad comienza el primer viernes de Pascua con los “Siete Viernes”. Continúa con el 1° de mayo, día en el que se realiza la bendición de los vehículos, sigue con la novena y ya dentro de ella se realiza la llamada Fiesta Chica el domingo de Pentecostés. Luego, el domingo siguiente, día de la Santísima Trinidad, se realiza la tradicional Fiesta Grande.

El Cristo de Sumalao, que del Cuzco llegó a Salta para quedarse y convertirse en protector de la salud de quién tenga Fé.

Sumalao pertenece al municipio de La Merced, a unos 35 km. al sur de Salta acuden aproximadamente por años más 60 mil fieles de todo el noroeste argentino, de otras provincias, también de Bolivia, Chile y Paraguay.

Sumalao en quechua significa «lugar hermoso» Muy cerca del Algarrobo, árbol de su historia, se construyó la Iglesia, un arroyo que pasa por el fondo de la misma, la gente se moja y hasta bebe el agua que, según la creencia ese domingo (el octavo después de Pentecostés) es bendita y cura enfermedades.

A mediados del siglo XVIII, el Rey de España, Carlos V, durante la colonización, envió hacia las Américas tres óleos de Cristo. Uno quedó en Cuzco, donde se lo venera con el nombre de Señor de los Temblores. El segundo está en Tacna, Chile, y el tercero era para la provincia de San Juan, en la Argentina. Cuando el Cristo «sanjuanino» salió del Cuzco, quienes los llevaban a lomo de mula tuvieron dificultades al pasar por la provincia de Puno. Como no pudieron continuar, los viajantes dejaron el cuadro en la Parroquia de Vilque. Para cumplir con el mandato del rey, un anónimo artista cuzqueño hizo una réplica exacta del Cristo y el cuadro fue enviado hacia el sur a lomo de mula .

Por entonces, Sumalao era un paso obligado hacia el Virreinato del Rio de la Plata, y lugar donde se cambiaban las mulas y se realizaban ferias de trueques. Cuando los encomendados partieron hacia San Juan, uno de ellos tuvo que regresar porque la mula que llevaba el cuadro no estaba. Se la encontró en Sumalao, debajo de un algarrobo. Volvieron a recogerla y otra vez el animal se extravió y fue encontrada nuevamente en Sumalao, echada en el suelo bajo la sombra del mismo árbol y no se levantó hasta que no le sacaron el cuadro de su lomo.

Esto fue entendido como que el Cristo quería quedarse en el lugar y así comenzó una leyenda que dura hasta nuestros días.

El Oleo de Jesús flanqueado por por la Virgen María y María Magdalena mide una altura de 1,80 cm. por1,00 cm de ancho y fue realizada en el siglo XVII en la provincia de Puno, Perú, muy cerca del lago Titicaca.

El cristo de Sumalao sufrió dos principios de incendio hace varios años. Los fieles solían prender las velas de sus promesas y las colocaban al pié de Oleo. es por ello que presenta quemaduras y está oscuro por el calor de las velas al que se lo sometía. Se intentó restaurarlo pero la gente no permitió que el cuadro salierade su lugar. Por esa razón se le puso vidrio, y un marco más grande.

Desde lejos, el reflejo del vidrio que cubre el óleo sólo permite ver las aplicaciones en plata que en el año 1912 fueron agregadas a la corona a la sigla INRI, al lazo que lleva el Cristo en su cintura, a los dos extremos horizontales de la Cruz, y a las coronas de la Virgen María y de María Magdalena. En la década pasada se le hizo un marco de madera tallada.

Movidos por la esperanza miles de peregrinos se llegan hasta el lugar para rezar, pedir y agradecer.

Es una costumbre, que devotos llegan a pie de diversos lugares de la Provincia de Salta, es así que desde la Capital de la provincia se arman grupos pertenecientes a alguna parroquia o iglesia o simplemente de amigos y llegar caminando toda la noche anterior para llegar hasta el lugar. Hay quienes que caminan más de 60 kilómetros para cumplir sus promesas.

Este año esta festividad está suspendida, sin embargo miles de fieles rezan desde su hogares al Cristo milagroso de Sumalao.

Oración

Amantísimo Jesús por mi Amor crucificado, que fuiste bueno aún con los malos, que sin mirar que todo tu Sacratísimo Cuerpo estaba herido y llagado, por haberlo puesto así la crueldad de los que somos pecadores, rogaste sin embargo a tu Eterno Padre diciendo: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”. Te pido que no mires mis pecados y dame la gracia que conforme a tu ejemplo, ame yo a mis enemigos y haga el bien a los que me hicieron el mal. Humildemente te suplico por ellos y los perdono de corazón, para que de esta suerte me des tu gracia y la Eterna Gloria. Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.