Escuelas del Valle Calchaquí incorporan filtros microbiológicos para un consumo sano y seguro del agua

Gracias al trabajo colaborativo entre el Ministerio de Primera Infancia, la Empresa Social Agua Segura y las municipalidades de San Carlos, Seclantás, Molinos, Angastaco, Cafayate y La Merced estudiantes, docentes, familias y vecinos de once parajes cuentan con filtros potabilizadores de agua para su consumo saludable.

Desde el lunes 29 de julio y hasta hoy jueves 1 de agosto, referentes del Ministerio de la Primera Infancia junto al equipo de implementadores de la Empresa Social Agua Segura y operarios de logística de los municipios de San Carlos, Seclantás, Molinos, Cafayate, Angastaco y La Merced instalaron en espacios institucionales comunitarios quince filtros microbiológicos de agua que brindan a niños y familias del Valle Calchaquí acceso al agua en correcto estado para su consumo.

El operativo de entrega se desarrolló a través de dos acciones principales: la instalación de filtros y la capacitación para su uso y mantenimiento al personal de escuelas, centros de primera infancia y puestos sanitarios que albergarán estos dispositvos tecnológicos de uso abierto a la comunidad.

El circuito de entrega recorrió la escuela N°4441 de Luracatao en Seclantás; las escuelas N°4357 de Amblayo, N° 4386 del paraje Las Viñas, N° 4475 del paraje San Lucas del Departamento de San Carlos. En Molinos, recepcionaron el filtro, el Centro de Primera Infancia “Guagüitas”, las escuelas N° 4585 de Gualfin, N°4855 de La Aguadita y N° 4650 de Pucará en Angastaco. La escuela N° 8134 del Divisadero en Cafayate también se encuentra entre los beneficiarios. Y los puestos sanitarios de El Huaico, Las Pircas y la escuela N° 4073 en la Merced.

La gestión y distribución de este equipamiento se enmarca en el Programa Escuelas y Centros Activos que implementa la Empresa Social Agua Segura en alianza estratégica con el Ministerio de la Primera Infancia y áreas de gestión de soluciones para la comunidad de los diversos municipios de Salta. A través de la instalación de los dispositivos de filtrado microbiológico en territorio, los equipos técnicos especializados de Proyecto Agua Segura coordinan capacitaciones dirigidas a las personas que serán las responsables del cuidado diario y mensual de los aparatos y, a través de actividades lúdicas y recreativas comunican a niños, niñas y jóvenes la importancia de que se garantice el derecho al acceso a un agua limpia y segura y al cuidado de la salud.

Este diseño innovador opera por nanotecnología. Cuenta con un sistema de mallas cuyos poros son de un tamaño mucho menor que el de los virus, bacterias y parásitos. Mediante este material filtra el agua, limpiándola de esos microorganismos. Los filtros, se ubican entre medio de dos contenedores de agua y tienen una capacidad de filtración de 12 litros de agua por hora. La vida útil estimada del dispositivo es de hasta 100.000 litros. Esto representa el consumo de agua segura de aproximadamente 100 personas durante tres años.

Los beneficiarios en este operativo de entrega de los dispositivos purificadores, manifestaron el impacto positivo que es contar con este tipo de tecnología para el autoabastecimiento de agua depurada y libre de organismos maliciosos. Es una herramienta para superar las necesidades de agua segura en sectores rurales donde las principales fuentes de agua son de vertiente o por abastecimiento limitado. Más niños, niñas, familias y comunidades del Valle Calchaquí acceden al derecho al consumo de agua saludable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.