Condimentos, una historia sobre los mejores productos de los campesinos cacheños

La Asociación de Productores de Fuerte Alto estuvo de asamblea y renovó Alfredo Benitez. La normalización asegura la producción que ya es reconocida a nivel nacional.

La Asociación Pequeños Productores de Fuerte Alto, de la localidad de Cachi, tiene aroma a especias en cada asamblea que se realiza. Esta es la historia sobre cómo llegan los mejores productos de los campesinos cacheños a las mesas y cocinas de todo el país. Los aromas de los condimentos de apio molido, el comino fresco, el ajo en polvo, las nueces, son algunos de los productos premium. Los porotos súper XXL y el pimentón son las estrellas de los cacheños.

La Asociación, como organización de pequeños campesinos, sigue el camino de la normalización institucional y a principio de mes realizó, en tiempo y forma, la asamblea y la renovación de autoridades.

Alfredo Clemente Benitez continuará como presidente de la organización que tiene grandes desafío aún. El Tribuno pudo estar presente en la asamblea que le da continuidad a un proceso de muchos años.

«El 2004 es el año de fundación de la Asociación. Luego hubo años en que costó la integración de todos los productores. Ya entre 2016 y 2018 comenzamos a trabajar de manera más participativa; luego tuvimos el parate de la pandemia. Ahora, este año, volvimos con todas las ganas», dijo Benitez.

Para el dirigente lo más importante fue pagar las deudas con la AFIP y con Rentas en este proceso de «normalización». Sin embargo, lo más significativo es que lograron acceder a un recurso de Nación por medio del Fondo por el Cambio Climático. Con esos recursos compraron un tractor y las herramientas para trabajar los campos. Son en total 32 los socios beneficiarios.

«Por lo que tenemos que trabajar ahora es para tener un tinglado para guardar el tractor más el cincel, las rastras, la cortadora y el rastrillo. Estamos gestionando eso y veremos qué dice la Municipalidad de Cachi», dijo Benitez. La gestión con el intendente Américo Liendro es clave.

El otro desafío que tiene la gente de don Alfredo es el asesoramiento técnico que desapareció tras los despidos en las agencias nacionales de Agricultura Familiar. «Nos costó mucho tiempo los despidos; y nos sigue costando. Todo lo que pudimos avanzar fue gracias a los técnicos, luego los despidieron y ahora nos cuestan mucho. Pedimos a las delegaciones de Nación la reincorporación de todo esos compañeros», concluyó Benitez.

Colores y sabores»Son productos muy buenos, muy nobles. La gente viene siempre a buscar más», dijo Mimí Tejerina, una de las organizadoras del Punto Artesanal.

Es que los productos que elaboral los pequeños campesinos de Fuerte Alto están a la venta en la cooperativa de artesanos montada en Mitre 37, primer piso, de nuestra ciudad de Salta. La fama de su calidad es tan grande que llegaron, gracias a muchas gestiones, hasta la Cooperativa Mercado Solidario, de la Rosario de Santa Fe.

«Sin dudas que el pimentón de estos artesanos es lo más buscado. Tenemos a turistas que vuelven a Salta y buscan el pimentón de Fuerte Alto. Vienen chef desde Buenos Aires a buscar estos condimentos», aseguró Tejerina.

Desde la cooperativa de artesanos salieron a buscar en el territorio la calidad de sus productos. Chequean lo que se vende. La sorpresa fue grande. «Yo conocí los productos de Fuerte Alto en una feria de productores artesanales en Oberá, en 2015. Fuimos a buscarlos a Fuerte Alto y los encontramos. El proceso que tienen de producción es muy noble y realmente es artesanal. Es por eso que los invitamos a compartir nuestro espacio», explicó Tejerina.

Fuente: eltribuno.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.