Acusan a un intendente salteño de adueñarse de los papeles de un terreno

La denuncia es grave. Una muchacha de la localidad de Payogasta acusa directamente al intendente Lucas David Arapa de adueñarse de los papeles de su propiedad. En agosto del año pasado recurrió al municipio para regularizar su situación impositiva y ahí comenzó su calvario, según contó al medio La Yapa Salta

De acuerdo al relato de la denunciante, el pasado 12 de agosto del 2020 acudió a las oficinas municipales para pagar el impuesto de un terreno de su papá. Tal trámite era necesario para que el agrimensor pueda realizar la división de cédulas parcelarías y así poder regularizar su situación en la Dirección de Inmuebles, pero nunca se imaginó que terminaría en la encrucijada.

En la denuncia, la mujer cuenta que el Intendente le dijo que si iba a poder pagar los impuestos y que se dirija a caja a abonar 2 mil pesos y el resto lo podía financiar. Antes efectuar el pago -siempre según la muchacha- la hizo llamar con su secretario y le aseguró que la ayudaría a resolver el problema. En esta conversación, el funcionario le habría exigido que deje los papeles ya que él se los entregaría a un escribano.

La joven explica que este inmueble se encuentra registrado como cédula parcelaría o matrícula n°90, pero aclaró que en Payogasta aparece como Terreno privado y por esta razón no podía abonar los impuestos.

Ante esto, ella sostiene en la denuncia que le entregó fotocopia de su documento y también el de sus papás, la copia del poder, la copia de la escritura y la copia de la cédula parcelaria, puesto que el Intendente le manifestó que la ayudaría a resolver el problema para que pueda pagar los impuestos y que esto a más tardar una semana «ya estaría solucionado».

Pero todo se complicó cuando pasado este tiempo, la denunciante se intenta comunicar con él mandatario a su número particular y el mismo «jamás» contestó a sus llamadas, como así también que llamó a los teléfonos de la Municipalidad, pero cuando aportaba sus datos, siempre le decían que estaba ocupado o que no se encontraba en el lugar.

Por último, agregó que finalmente pudo comunicarse con el Intendente, el cual le comentó que los papeles seguían en el escribano. Razón por la cual, la denunciante explicó que toda esta situación la perjudicó ya que no pudo pagar los impuestos ni mucho menos hacer la división de la cédula parcelaría. También manifestó su preocupación de que el funcionario pueda quedarse con su terreno.

Fuente: Que Pasa Salta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.